GM, Suzuki y Takata resuelven caso de falla de cinturón de seguridad

Eric Zajac representó a una mujer de Florida de 50 años que fue expulsada de un Geo Tracker y arrojada violentamente a una carretera después de que supuestamente le fallara el cinturón de seguridad. Las lesiones dejaron al conductor discapacitado permanentemente. Los Demandados, que habían diseñado, fabricado o vendido el Tracker o su sistema de cinturones de seguridad, alegaron que, para empezar, la clienta de Zajac nunca usó su cinturón de seguridad. Pero una vecina que estaba paseando a su perro unos minutos antes del accidente se detuvo para hablar con el conductor y testificó que recordaba que se había usado el cinturón de seguridad.